miércoles, 12 de octubre de 2016

BCN y la literatura



Cómo nos gustan estos encuentros con escritores para charlar un rato sobre literatura. Las tardes de otoño en la ciudad invitan a la conversación tranquila, y si tienen lugar en una librería (Casa del Llibre, Rambla de Catalunya, 37), pues mejor, y si además no se trata de vender un libro, ya parece increíble, pero es que; ni tan solo tenías que pagar por asistir y esto sí que es genial.

El evento se anunció con el formato de mesa redonda, organizada por la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña, con el tema: “La literatura ante la transformación de Barcelona” y contó con la participación de los escritores: Marina Espasa, Eduardo Mendoza, Ignacio Martínez de Pisón y Carlos Zanón. El moderador fue Álvaro Colomer. 

La primera cuestión sobre la que se trató fue cómo está reflejando la literatura la transformación de Barcelona. Y es que si todo cambia, si la vida ha cambiado, más ha cambiado esta ciudad. Eduardo Mendoza, irónico y mordaz, apuntó que cada uno recuerda la Barcelona que ha heredado y que nadie reconoce aquella ciudad que ha contribuido a transformar, que a las ciudades no se las ama, lo que amamos es lo vivido en ellas, lo que recordamos.

Martínez de Pisón defendió la Barcelona del Eixample, que para él es la ciudad perfecta, tan ordenada y con el mismo nombre de la calle de principio a final, con sus manzanas de patio interior donde los niños están a salvo. Apuntó que la representación literaria de Barcelona, en cuanto que cultura urbana, es realista; o así lo cree él. No la concibe como un lugar para el realismo mágico o el género fantástico.
Para Carlos Zanón hay una Barcelona invisible. La recuerda de niño como un lugar donde pasaban cosas que no le pertenecían y apunta que las ciudades son un poco la gente con la que hemos vivido allí. Que son los turistas quienes las inventan y cada una está presente en el imaginario del viajero.

Marina Espasa coincidió con sus interlocutores en que hay algo en la marca Barcelona que atrae a los visitantes, que ven en BCN la libertad, la vida mediterránea, la diversidad, el clima, el cosmopolitismo,...Y nos explicó que tiene el encargo del Ajuntament de programar las actividades para la candidatura de Barcelona como Ciudad de la Literatura por la UNESCO. Entre los proyectos está el de crear una residencia para escritores como ya tienen otras ciudades. Destacó la magnífica red de Bibliotecas, las librerías, el mundo de la edición y la gran tradición literaria en dos lenguas que tiene esta ciudad.
La charla también dio para pensar en el dilema de si existe “la gran novela de Barcelona” al modo de Dublín, con Joyce o de Londres, con Dickens. La conclusión fue que no podemos hablar de una, sino de muchas “gran novela” ya que a veces la visión es parcial, de un barrio o una calle determinada. Se nombraron varios autores como Rodoreda, Baulenas, Marsé, Mendoza, Pla, Vázquez Moltalbán,...