martes, 25 de julio de 2017

Salir de una frase. El rastro de una cita de Vila-Matas


Sobre Mac y su contratiempo
Mis amigos lectores conocen mi admiración hacia Enrique Vila-Matas. Mis amigos escritores van más allá y leen con talante abnegado mis relatos “metaliterarios”, donde nunca faltan personajes con el atributo “escritor devoto de EVM”. Pero con algunos de ellos comparto admiración hasta el punto que leemos a la vez sus novelas desde hace un tiempo. Tal es así que en marzo acudimos varios a la presentación de Mac y su contratiempo, nos hicimos fotos con el autor y nos llevamos el ejemplar firmado, como no podía ser de otra manera. A los pocos días, uno de mis amigos escritores publicó un post sobre una cita del libro que le había conmovido: “Me fui de tu vida como quien se va de una frase”.

En Mac y su contratiempo, la frase se la escribe en un mail el propio Mac a Peggy, la responsable del horóscopo de su periódico favorito y que resulta ser una amiga de juventud, de un verano en S´Agaró, Juanita Lopesbaño, “y sospecho que no guarda buen recuerdo de mí”, apunta Mac Vives.

El caso es que la cita “Me fui de tu vida como quien se va de una frase” llevó a mi amigo Jorge Gamero a escribir:
“Nota y su contratiempo” Ver aquí un artículo sugerente donde se pregunta por la manera en que uno se va de una frase.

Al releer mis notas sobre la novela me di cuenta de que tenía subrayada la misma cita y apuntada la referencia: (pág. 300) de Una vida absolutamente maravillosa, una antología de los mejores ensayos de Vila-Matas, editada por Andreu Jaume.

Ahí está: El título del ensayo Se escribe para mirar cómo muere una mosca se refiere a una cita de Marguerite Duras, quien en su libro Escribir completa el siguiente párrafo:
“Se escribe sin saberlo. Se escribe para mirar cómo muere una mosca. Tenemos derecho a hacerlo.” Más adelante se hace suya otra cita que también va a aparecer en Mac: “Escribir es inventar saber qué escribiríamos si escribiéramos”. La anécdota parte de la observación por parte de Duras de los últimos minutos de vida de una mosca en el muro de su jardín. La mosca muere a las tres y veinte de la tarde. Ella misma anota la hora de deceso y la cita “La mosca escribe.” Cabe recordar aquí los dos años que el escritor pasó en París en su juventud, entre 1974 y 1976, instalado en una buhardilla de Marguerite Duras. “La conocí pero sin llegar a conocerla”, “No voy nunca a olvidarla, antes me olvidaría de mí”, confiesa en el artículo.
Y ahí, en epígrafe aparte aparece la cita (algo modificada):
Salí de su vida como se sale de una frase


Salí de su vida como se sale de una frase.





Una vez se le preguntó a Vila-Matas, entre un grupo de lectores, por la historia de esta cita y respondió:

De Y Pasavento ya no estaba (2008). Libro de ensayo
Me refiero a la vida de Marguerite Duras. Salí de su vida... Ignoro cómo fue, cómo se originó en mí esta breve frase que explica como me fui de la vida de alguien y al mismo tiempo cómo me voy de la frase misma. Sólo sé que de entre las mías es una de las que más me gustan y lo seguirá siendo mientras sepa salir de ella.”
EVM