lunes, 23 de noviembre de 2015

Diálogos intrépidos sobre el escenario

Charlar sobre el escenario

   El 12 de noviembre de 2013 asistí a una charla entre el periodista Juan Cruz y el poeta José Caballero Bonald. Fue en el Festival Eñe y hablaron sobre los recuerdos, la memoria. El poeta habló con tristeza desde su condición de superviviente de la generación de los 50, un grupo “diezmado” antes de tiempo: Ángel González, Juan García Hortelano (¡qué buena su novela El gran momento de Mary Tribune!), José Ángel Valente, Gil de Biedma (tengo sus memorias en la línea de salida de lectura inmediata), Carlos Barral…

            Dos años después vuelvo al Festival Eñe y de nuevo asisto como espectadora a una charla que intenta parecer espontánea y distendida entre Juan Cruz (de nuevo) como moderador, Julio Llamazares y el gran José Luis Cuerda (¡qué gran película “Amanece que no es poco”!). Sobre un escenario, sentados en cómodos sillones con mesita de centro, se bajan las luces y… Juan Cruz lanza la pregunta sobre cómo es el concepto de tiempo, el sentido del tiempo, y bla, bla, bla…Me pregunto sobre lo extraño de la situación, de elevar a la categoría de espectáculo las pseudo conversaciones íntimas, exponerlas al público, al escaparate. ¿Es acaso un nuevo género literario? No lo sé, pero es cierto que se establece un pacto, un juego entre el público, que juega a espiar en silencio, a usurpar la intimidad, y los relatores, que intentan simular una espontaneidad que no resulte superficial y tratar algunos temas, solo por encima pero sin resultar banales.

            
Al relato de diferentes anécdotas a veces metidas con calzador, tirando del hilo de los recuerdos, o mejor de las vivencias particulares, conversan cada uno desde su perspectiva sobre lo que les une. Los tiempos están pactados y se busca, sobre todo, entretener. Con alusiones a La lluvia amarilla, la novela de éxito de Llamazares, a la búsqueda del centro de lo desaparecido, al símbolo de la devastación, a la historia de los pueblos deshabitados,… se constata la desintegración de un mundo tal y como existía antes.