sábado, 14 de marzo de 2015

Evelyn Waugh. Retorno a Brideshead. CCCB 1.

Martes, 10 de marzo. Primera sesión de “El Arte de la novela europea siglo xx. 2. Institut d´ Humanitats.

Vuelve el siglo de las novelas extraordinarias. Jordi Llovet, director del curso, presenta a Andreu Jaume como amigo y ex alumno. Las mismas bromas. Elogia su formación autodidacta a partir del segundo año de carrera, y su férrea voluntad. Se levanta todos los días a las cinco de la mañana para editar, para leer, para escribir...Hoy Andreu Jaume habla de Retorno a Brideshead.

En su preámbulo presenta al siglo XX como un siglo de novelas extraordinarias. Dice que uno empieza a entender ahora que pertenece a un siglo que se está cerrando. Es un hecho extraordinario de estos últimos años lo que antes era una percepción de final de ciclo. La perspectiva es, pues, de un mayor y mejor espíritu crítico a la hora de abordar las grandes novelas de la segunda mitad del convulso y alejado siglo XX.

Evelyn Waugh  (1903-1966) se convirtió al catolicismo en los años 30, y es que el componente religioso es uno de los principales ejes de la novela. Es, además, un gran estilista, pero con un trasfondo moral y religioso. Describe el gran periodo feliz de entreguerras, situado entre el prólogo y el epílogo de la obra, cuyo propósito fue, en palabras del autor, “explicar cómo la gracia divina interviene en un grupo diverso de personas”.

La novela cuenta la historia de una amistad, entre Charles y Sebastian, y la de toda su familia aristocrática desde la voz reflectante de Ryder, de quien sabemos poco.
Brideshead y sus suaves colinas verdes deslumbran a Charles Ryder. La primera parte es la más evocadora y feliz. Pero se va tiñendo de algo oscuro cuando Sebastian, de carácter excéntrico, entra en el túnel del alcoholismo y no quiere abandonar su estilo de vida, sino que sigue ahí para reafirmarse contra el catolicismo de su madre.


Otro gran asunto de la novela es el paso del tiempo. Andreu Jaume pronuncia una de esas frases que quedan suspendidas por unos segundos en el aire:

 Ser joven es una manera absoluta de estar en el mundo. 

El tiempo es imbatible y la novela de Waugh indaga magistralmente la imposibilidad de sobrevivir a ciertos mitos.