jueves, 23 de octubre de 2014

CCCB Lecturas sobre Shakespeare (1): As you like it


Miércoles, 22 de octubre de 2014. Vuelvo al aula 1 del CCCB. Esta vez a unas sesiones sobre William Shakespeare a cargo del editor y crítico literario, Andreu Jaume. Mis pies reconocen la sala y se detienen un momento para escanear la disposición de las sillas que quedan libres. También reconozco al público, igual de mayor y femenino que en la primavera pasada. ¿Qué se le va a hacer? La cultura como ocio para los que, ya libres de la carga laboral, hallan en estos cursos un aliciente acorde con su formación.  Tomo asiento en la segunda fila, algo inusual en mí, ya sé. Entra Andreu Jaume y al momento disipo las dudas sobre mi elección de silla. Es muy guapo y elegante, pero además habla con una voz actoral y seductora. La cadencia de las frases parecer estar perfectamente pautada.


As you like it, (A vuestro gusto) ofrece la visión de Shakespeare sobre la condición humana y, en especial, sobre las relaciones amorosas. Se trata de una alta comedia, de las tardías (1599). Considerada por la crítica  una de las comedias más maduras y donde se aprecia la evolución del autor. Shakespeare demuestra todo el virtuosismo del que es capaz, pero también podemos observar cómo aprende, cómo ensaya distintas voces e incorpora muchos de los rasgos de la convención pastoril.  Y es que As you like it trata del asunto del amor, del amor cortés. También asoma el tema del doble, de la oposición de contrarios y la confusión de identidades.
La comedia resulta una exploración de la condición humana a través de la experiencia del proceso del enamoramiento. El amor es el único motor que transforma la visión del mundo. También es una obra sobre la experiencia de la bondad y su capacidad de transformar a las personas.

La trama es muy compleja, con los típicos malentendidos, y se inicia con la perturbación del orden establecido, con la usurpación del poder y la huída del príncipe depuesto al bosque de Arden. Este lugar imaginario es el trasunto del locus amoenus y sirve como marco de reflexión para una revisión de las relaciones entre la naturaleza y el ser humano. Se dan cita las parejas de contrarios: corte/bosque, ciudad /campo, civilización/lo salvaje. Pero aquí se abre paso una nueva visión del mundo desprovista de todo elemento religioso o mitológico. En el bosque de Arden solo hay humanos que deben cazar para comer, no es edénico, hace frío.
El amor entre Orlando y Rosalinda es tan solo humano, si bien ella es la gran maga, la directora de escena. Mediante su disfraz de muchacho logra subvertir las identidades y romper los clásicos papeles de la poesía pastoril. Así, en medio de una escena dialogada arquetípica entre dos pastores irrumpe de forma inesperada Rosalinda disfrazada de muchacho (por lo que el efecto cómico es doblemente eficaz, ya que los papeles femeninos eran representados por hombres) para romper con los papeles tradicionales de la poesía clásica.


Sabemos que a Andreu Jaume le gusta mucho leer fragmentos que ilustren sus notas, y lo hace casi interpretando los papeles, con esa cadencia tan pautada y sin un solo error. Algún amago de tos, pero consigue atraer la atención del auditorio. Entonces me paro a contemplar a la primera fila a mi derecha, de mujeres en su totalidad,  que miran al lector  y todas mantienen una misma posición a modo de coreografía: el codo derecho apoyado sobre la tabla de la silla y sosteniendo con la mano la barbilla, algo meditativas, como si escucharan con los ojos, como en unos segundos de abandono, de abandono de la razón. Tal vez, soñando.

Aplausos.