domingo, 29 de junio de 2014

Ser literatura




¿Recuerdas Aarón el día que hablamos en clase del significado de lo kafkiano? Resultó entonces inevitable volver a Kafka (1883-1924), a su noción de literatura.

Leo ahora en sus Diarios que en una carta a su futuro suegro se intenta justificar de esta manera: 

«Como no soy ni puedo ni quiero ser otra cosa que literatura, es imposible que mi actividad laboral atraiga mi interés, al contrario, más bien puede sacarme por completo de quicio». 

Lo ves, «ser literatura», bien podría ser una conquista de lo sagrado, como un don. Lo cierto es que la bibliografía de estudios en torno a Kafka es inabarcable. La lista de pensadores que intentan desentrañar el enigma de lo kafkiano está resultando para mí algo abrumadora: Canetti, Kundera, Musil, Adorno, Benjamin y hasta Foster Wallace, cuyo ensayo en el que habla del humor en Kafka, ahora debo comentar, refutar o establecer un diálogo con el mismo texto. Leo en mis notas a partir de la frase de Kafka sobre  «ser literatura» otra observación, esta de Henry James: 

«Solo el arte puede responder la duda de cada cual de verse justificado. La única y la verdadera vida es la de la creación artística.»
                                                                    Del Cuaderno para Aarón