miércoles, 22 de mayo de 2013

El capitán Litus

Hoy hemos enterrado a Carlos Isern, el Litus. Una día me hizo un regalo cuyo valor para mí jamás hubiera podido imaginar.  Me regaló su propia historia, la de un hombre entrañable amante del arte de conversar, un marino contador de historias.


Mi nombre es Carlos Santos Isern y soy capitán de yate. Llevo al servicio de los señores marqueses desde que, con veinte años,  embarqué a bordo del  Evelyne como ayudante de mi padre. Nunca olvidaré ese primer día, el último del mes de mayo, lo tengo como el día en el que pude cumplir mi sueño de ser marino y llegar a gobernar durante más de veinticinco años en un barco tan importante como el Evelyne, un precioso velero histórico, de treinta metros de eslora, que se encuentra amarrado en el Real Club Náutico de Barcelona.